Hoy abierto: 09:30-13:30, 16:00-19:15
Mañana abierto: 09:30-13:30, 16:00-19:15

Hinchazón abdominal

La hinchazón abdominal se define como la sensación de aumento de la presión en la zona del abdomen.

Esta presión puede venir acompañada de una distensión abdominal, con un visible agrandamiento de la cintura. La diferencia se encuentra en que la distensión abdominal puede darse sin la sensación de hinchazón descrita antes. Mientras que la presión es una sensación, la distensión en un signo evidente.

Dentro de las posibles causas de la hinchazón o la distensión abdominal nos podemos encontrar que pueden ser síntomas de enfermedades de tipo orgánico.

En una primera etapa de diagnóstico diferencial se considerarían las siguientes causas potenciales:

  • Las primeras fases de la enteritis infecciosa aguda pueden presentar estos síntomas, normalmente va precedido de una diarrea.
  • La enfermedad celíaca y otros trastornos que conllevan problemas en la absorción de alimentos.
  • Isquemia intestinal subaguda o aguda puede manifestarse como hinchazón antes de mostrar otras evidencias de su cuadro clínico.
  • En pacientes con cirrosis hepática, durante la aparición de la ascitis, la hinchazón puede ser un claro indicativo de este malestar.
  • Enfermedades de tipo neoplásico y otros impedimentos mecánicos del flujo aboral a lo largo del tracto gastrointestinal producirán hinchazón y distensión abdominal, como evidencia del problema.
  • Como la hinchazón o la distensión abdominales no están asociadas a causas orgánicas definidas, es habitual y recomendable que el paciente consulte a su médico.

Sin embargo, también se recoge como parte de otros trastornos funcionales. Estos pueden ser la dispepsia funcional o el síndrome del intestino irritable. En estos casos, la distensión es el síntoma más molesto para los afectados.

Otras causas pueden no estar relacionadas con enfermedades concretas. Por ejemplo, la acumulación de gas o de líquido luminal, la generación de gas intestinal y la respuesta refleja a estímulos que no son percibidos: el aumento de peso, los ciclos menstruales en las mujeres o las comidas abundantes.

¿Cómo podemos prevenir la hinchazón y distensión abdominal?

Es recomendable visitar al médico para descartar las alergias más peligrosas. En la farmacia, además, podrán aconsejarnos sobre los productos que nos pueden ayudar a aliviar la hinchazón abdominal, según sus causas.

Tras descartar las enfermedades de gravedad, una persona puede hacer cosas para prevenir la hinchazón o la distensión controlando lo que ingiere. No en vano, suele darse como resultado de intolerancia o incluso alergia a ciertos ingredientes de los alimentos.

Se recomienda descartar los alimentos que produzcan intolerancias o alergias:

  • Trigo y gluten: alergia e intolerancia a estos dos alimentos son muy frecuentes y principalmente producen problemas en la digestión, causando muchas veces distensión abdominal.
  • Lactosa: es el principal hidrato de carbono que se encuentra en los lácteos, el cual, no es tolerado por muchas personas, produciendo problemas digestivos y consiguiente distensión.
  • Huevos: la alergia a este alimento produce considerables gases intestinales.
  • Fructosa: este tipo de azúcar, contenido en las frutas, produce intolerancia a algunas personas puede provocar molestias intestinales.

hinchazon-abdominal


EVITAR ALIMENTOS QUE PRODUCEN GASES

Muchos alimentos ricos en fibra, como cereales o legumbres, pueden hacernos generar gran cantidad de gases. Identificar qué alimentos del día a día nos producen malestar y realizar un seguimiento nos puede ser de gran utilidad en estos casos.

Los alimentos grasos, además, pueden retrasar mucho la digestión y vaciar el estómago, lo que favorece el problema de la distensión abdominal en aquellas personas propensas. En estos casos, está recomendado reducir la ingesta de alimentos grasos y judías, comprobando si hay mejora.

Los orígenes de los gases acumulados en nuestro sistema digestivo tienen dos orígenes: las bacterias del intestino o el aire que tragamos al comer y beber.

Mucho de este aire proviene de las bebidas gaseosas y más en concreto, se debe al dióxido de carbono contenido en estas bebidas que se libera al llegar al estómago. Masticar chicles, beber habitualmente con pajita y comer o beber mientras hablamos, entre otros hábitos, también contribuyen al aumento del aire al aparato digestivo.

Muchos alimentos ricos en fibra, como cereales o legumbres, pueden hacernos generar gran cantidad de gases. Identificar qué alimentos del día a día nos producen malestar y realizar un seguimiento nos puede ser de gran utilidad en estos casos.


EVITAR COMER DEMASIADO
Es recomendable evitar las comidas rápidas y abundantes. Algunas personas que comen demasiado rápido, es frecuente que sientan una sensación de hinchazón. Esto se debe a que la sensación de saciedad al ingerir se produce unos minutos después de haber comido lo necesario. Si comemos grandes cantidades de comida o de forma muy rápida, lo acabamos sufriendo, ya que se está produciendo una sobrealimentación mayor a la requerida.

Para evitar esto, lo más recomendable es comer despacio, masticando bien cada bocado. De este modo, la sensación de saciedad llegará a su debido momento y podrá evitarse forzar el estómago.


SUPLEMENTOS DE ENZIMAS DIGESTIVOS
En nuestra farmacia te podemos aconsejar sobre la ingesta de suplementos con el fin de asistir a la descomposición de ciertos macronutrientes que no pueden ser digeridos correctamente. Estos suplementos suelen ayudar a una mejora en personas con distensión abdominal debidas a intolerancias.

Listado de categorías